Contador de visitas

clocks for websitecontadores web

viernes, 12 de agosto de 2011

Epílogo ( Gracias a todos por leernos! ;) )

Unos días después...
Se encontraban en Bänon, el pueblo volvía a ser igual de apacible que siempre. Sin ningún altercado ni percance. Después de todo lo que había pasado, se sentía bien al volver a la rutina.
Aunque sabía que eso duraría bien poco y que todo iba a cambiar ese mismo día. Llevaba mucho tiempo pensándolo y por fin había tomado una decisión. Se sentía fatal por todo lo que había pasado, porque aunque negara lo contrario, ella era la única causante de todos los problemas que había habido. Había puesto en peligro a todos sus amigos por su estupidez y por ser quien era. Y tenía que averiguar quien era realmente, por qué la consideraban tan importante. No podía soportar la idea de que casi hubieran matado a Liam por su culpa, y aunque ella no había sido la causante del “accidente” seguía considerándose un monstruo. Cada vez que se miraba al espejo se veía como tal. Tampoco controlaba sus poderes del todo bien y si se enfadaba demasiado o se descontrolaba podría acabar haciendo daño a alguien. No estaba dispuesta a volver a tolerarlo, por eso tenía que dejar las cosas bien claras.
Alana miró al horizonte y vio acercarse una figura alta y esbelta. Avanzaba dando rápidos pasos con una gracia poco común. Cuando Liam paró frente a ella, la chica notó su corazón latir muy rápido. Siempre que lo veía le pasaba lo mismo, le quería tanto… Que era capaz de todo, e incluso de…
-vaya,- comentó Alana- has llegado pronto. Eso es raro en ti.
-No lo es si eres tú la que me necesita. – dijo ladeando la cabeza.
Alana apartó la mirada incómoda y apenada. Aquello no iba a ser nada fácil, pero tenía que hacerlo por el bien de Liam.
-Liam, lo que tengo que decirte no te va a gustar… - Le advirtió la chica. – Pero es la verdad – titubeó ella. Si quería que se lo creyera tenía que actuar bien.
-Adelante, confío en ti.
Alana cerró los ojos un momento y soltó todo el aire.
-Liam, no estoy enamorada de ti. Creo que deberías de saberlo para no gastar tu tiempo en mí. Creo que era justo que lo supieras.
El chico al momento palideció y se le quedó mirando fijamente.
-¿Qué? ¿Estás de broma?
Alana lo miró seriamente
-¿Crees que estoy de broma? Lo digo muy en serio. He querido decírtelo así para no hacerte más daño del que ya te he hecho en todos estos meses.
-Pues has conseguido todo lo contrario
-Lo siento, pero es la verdad – zanjó Alana mientras se llevaba las manos detrás del cuello.
-Pues no te creo. Se que estás mintiendo. Lo noto. No se por qué lo haces, pero se que no es verdad. – El chico tenía los ojos brillantes y la miraba intensamente. Alana desvió la mirada nerviosa.
-No me importa si no me crees. Yo solo te he dicho lo que pienso. – Cogió la mano de Liam y la abrió. Dejó caer en ella el collar en el que estaba enganchado el candado que el chico le había regalado hace tanto tiempo como muestra de su amor. – No merezco tener esto si el amor no es correspondido. Así que quédatelo y dáselo a alguien de verdad te merezca. – Al decir esto la voz le tembló ligeramente
Liam se quedó mirando fijamente el colgante, paralizado sin saber que hacer ni que decir.
-No puedes hacerme esto Alana. Tú no. Sabes que no soportaré estar nuevamente lejos de ti. Te necesito.
La chica retrocedió precipitadamente con la cabeza baja y susurró.
-Lo siento.
Dicho esto se giró y salió corriendo. Perdiéndose por las calles del pueblo.
………………………………………………. (LIAM)
El chico se quedó ahí parado sin poder moverse, sin saber que hacer. No podía creer lo que acababa de pasar, tenía que ser una pesadilla. No podía estar pasando de verdad. Se quedó solo sosteniendo el colgante en la mano, sin ser capaz de sentir nada salvo dolor y tristeza. El corazón le dolía como nunca le había dolido nada. Un balazo en la cabeza, que le atravesaran con una espada… No era nada comparado con el dolor que sentía en aquél momento. Notó que algo dentro de él se destruía, se quebraba, se hacía pedazos… su corazón. No sabía por qué el destino siempre se interponía entre Alana y él para separarlos. A lo mejor estaba maldito. Notó que algo le cosquilleaba en la mejilla y se llevó la mano allí. Cuando volvió a mirar vio sorprendido que era una lágrima. Aquello no podía estar pasando.
No era justo. Aquello no iba a quedar así, no había vuelto a la vida solo para rendirse. Cerró fuertemente la mano en la que descansaba el colgante y se lo llevó al pecho. Selene había dicho que el destino no se podía cambiar, pero eso a él le daba igual. Liam apretó los labios, convirtiéndoles en una fina línea. No iba  dejar que nada se interpusiera entre los dos, ya era hora de que el destino perdiera por una vez…
¿FIN?

4 comentarios:

  1. O_O savia q no lo podias matar es una pieza
    importante en la historias!! un besoo!! y lo de siempre mejorar mas!!1 xDD

    ResponderEliminar
  2. lo haremoooooooooooooooos!! =D
    Gracias por todo, un besazo! =D

    ResponderEliminar
  3. O.O segunda parte? seguuuunda parte?
    ¡¡YUPI, YUPI, YUPI!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar